Una fracción de los hechos se pierde entre parpadeo y parpadeo





martes, 11 de enero de 2011

Una fila de hormigas

Todos los años empiezan de la misma forma.

Ayer traíamos las ventanas abiertas. De regreso a Manizales estuvimos mucho tiempo callados. A veces uno de los dos le subía volumen al radio. Hablamos de los últimos días y hubo algún sobresalto por la velocidad. Tato paró de cantar un vallenato y me dijo que el alcohol era un depresor del sistema nervioso y que, por lo tanto, la salida a la depresión que causaba, era fisiológica; no se podía salir pensando, tratando de elaborar una simple conclusión teórica. Eran necesarios los proyectos, la buena alimentación, un ambiente salubre para la mente.

------

Mientras Tato decía eso, vi que adelante de nosotros iba una Cherokee. Un niño nos miraba. Adelante de ellos iba un camión. Sorteábamos obstáculos, teníamos conversaciones. Hacíamos nuestro trabajo.

Una fila de hormigas subiendo una pared.






7 comentarios:

JuanDavidVelez dijo...

Tan bacano el razonamiento de Tato.

Lo primero es que yo le creo, tanto en el diagnostico como en el tratamiento. Pero lo que me parece bacano no es eso, finalmente lo que propone es solo otra cura más para la aburrición. Lo que me parece bacano es la "limpieza" del razonamiento, por decirlo de alguna manera.

Uno de mis mayores fracasos razonando fue un día que nos mandaron a un primo y a mi por unas cocacolas, nos mandaron con los envases en una mochila. Llegamos a la tienda, sacamos los envases, el señor nos puso otros con liquido en el mostrador, los metimos a la mochila y una botella, la ultima, no nos cabia en la mochila, yo (jueputa fui yo y no me lo he perdonado), propuse tomarnos el liquido para que cupiera el envase, mi primo dijo de una "¡pues claro! hagamos eso", después de tomarnos esa cocacola y al verme con el envase en la mano necesitando meterlo en la mochila yo sentí pena por los 10 grados de educación escolar que había recibido.

Supongo que no todo el mundo piensa tan bien como Tato, hay que aceptar eso con calma y resignación, algún papel tendrán los malos razonamientos dentro de El Plan.

JuanDavidVelez dijo...

No, otra cosa bacana es que además creo que nunca había oído eso, es decir, advierten "no tome trago que finalmente va a terminar aburrido porque es un depresor", manada de apocados los que dicen eso, en lugar de pensar con orden como superar esa aburrición, se van por el camino más fácil, facilistas todos en este país subdesarrollado.

Ana dijo...

Tato piensa cosas bacanas en confianza... creo que no me la tiene. :P

Ángela Cuartas dijo...

El otro día estaba mirando unas hormigas, algo les había pasado, estaban desordenadas y agitadas. Lo que antes debió ser una fila ya ni se sospechaba. De todos modos ellas seguían luchando por conservar el orden, cuando se encontraban se decían algo en ese acto que ellas tienen de juntarse frontalmente por un segundo antes de seguir el camino. La mayoría iba hacia un punto y había otras perdidas, que cuando se encontraban con las ubicadas, eran guiadas a la esquina que era. Pero hubo una, solamente una, a la que le dieron la información y en vez de ir a la esquina que era, se enloqueció más. Arrancó como nerviosa para el lado que no era, paró, volvió a arrancar cambiando de dirección y después siguió para perderse del todo. No sé qué habrá sido de ella. No sé si entendió mal la información o si le pusieron una misión especial.

Lalu dijo...

Ah, qué bonita esa historia, Ángela.

Juanito Efectivo dijo...

Hoy voy a discutir los primeros proyectos del año con Tato. Me siento un poquito como Sancho Panza.

Anónimo dijo...

"Las clásicas disertaciones tatunicas" Mugri