Una fracción de los hechos se pierde entre parpadeo y parpadeo





jueves, 1 de julio de 2010

Los otros días

Ayer fue un día tan árido que no parecía parte del resto de la vida. La calle estaba llena de Aveos, de Pulsars y de Elantras tripulados por cuerpos, señoras, perros, sacos de carne, franquicias de la muerte... y los segundos, esos soldados rasos de los batallones de siglos que conforman el porvenir, corrían a la par, por iguales cantidades para todos.
A las seis y cuarto un señor miró la hora, una mujer a su lado se rascó una pierna y un niño hacía malabares por monedas, frente al semáforo. El presente se hizo evidente, ese segundo estaba intacto y los personajes inconscientes...
Todo parecía la antesala del futuro gigantesco y fantasmal que se alza sin pausa, torpe e intempestivo, como un elefante sonámbulo.

---

Las cosas nos pasan en número limitado. Recuerdos en serie habitan la memoria, se alejan y se juntan, vagan sin par o se asocian y, a veces, por azar o por construcción propia, se afianzan tanto que logran conformar un argumento común, una biografía.

Uno tiende a involucrar esos acontecimientos en una trama interdependiente, como si juntos conformaran en realidad una novela, como si segundo a segundo el tiempo no lograra emanciparse, desvirtuando lo pasado y borrando el rastro de la propia historia.

18 comentarios:

JuanDavidVelez dijo...

Re-bacanisimo.

Reporto acerca de como han venido para mi los segundos de esta ultima semana: (no tengo la moto y volví a la costumbre del bus) en esta semana en el bus siempre hay alguna requete-rechimbota que me hace acordar de Lalu cuando describía a las muchachas de Medellín, desde la moto no se ven esas cosas. Por lo tanto, creo que se puede concluir que esta semana los segundos han venido bien acompañados.

Bueno Ricardo, Jorge, no es mas.

JuanDavidVelez dijo...

Yo he notado que juanito se entretiene pensando guevonadas, no sé ustedes que piensen al respecto. jueputa, yo cada rato me varo por cosas para pensar "en que pienso para entretenerme, haber, haber". Pero eso era antes de que mi mamá me regalara un celular que tiene radio, ahora oyendo la w no tengo que buscar en que pensar.

(si yo hubiera sabido que iba a terminar oyendo encantado a la w me hubiera suicidado, pues eso cuando era muchacho y exagerado, ya no).

Juanito Efectivo dijo...

Juan David, yo pensaba que en su primer comentario usted iba a cortar la frase en "Lalu", y que iba a quedar así: "esta semana en el bus siempre hay alguna requete-rechimbota que me hace acordar de Lalu". Lalu, por lo que leí en otro blog está como de paseo, pero yo pensé: Si Lalu llega a leer eso que escribió Juan David se va a enojar (pero a Maggie no le gusta esa palabra, y a mi de las palabras paisas es de las que más me gustan).

Yo hace poquito también estaba escuchando la W y me reí mucho porque se encartaron con una señora que llamó a decirle que le ayudaran a encontrar la perrita.

Juanito Efectivo dijo...

A decir *

Ana dijo...

Estoy de acuerdo: Juanito se entretiene pensando bobadas, las redacta divino y nos entretiene a todos, mucho! Pero hay algo más en esas bobadas en las que se fija Juanito, que no he podido saber qué es y que me parece lindo y triste... como esa intrascendencia de todo lo que nos proponemos hacer con tanto esmerito...

Me parece muy chistoso hablar de Lalu y Maggie sin que hayan comentado y saber de quién hablas y saber que sé que a Maggie no le gusta la palabra enojo... no sabía que Lalu anda de viaje.

JuanDavidVelez dijo...

Yo no quería decir nada malo, es que ella el otro día dijo que eran de cierta manera las muchachas de medellin y pues en los buses esta semana he visto varias muchachas asi.

Juanito Efectivo dijo...

No, fresco Juan David que no lo estamos regañando, lo que pasa es que yo pensé: Ve este man como se las cantó a Lalu tan de frente y en mi blog!, pero pues fue solo un mal entendido porque yo creí una cosa que no era. mejor dicho: lo que pasa es que uno cree que sí, perro no.

JuanDavidVelez dijo...

¿Creiste que yo estaba usando tu blog para decir galanterias?

En los segundo que han pasado en este mundo, por lo menos en los que me ha tocado ver a mi, me gustaría mucho haber sido capaz de decir piropos en la calle "eavemaria mi amor como esta de bonita", piropos asi, pero hijueputa hermano, nada, no soy capaz. Si yo hubiera tenido un hijo le habría enseñado a decir piropos, asi yo no supiera.

Pero no me refiero a la carreta del cortejo, esa si soy capaz, tal vez gracias a eso me reproduje. Lo que yo hablo es el piropo que se dice caminando o en la tienda a una chica que uno no conoce.

Juanito Efectivo dijo...

Ah, no... Yo también soy muy malo para eso. Yo no me acuerdo cómo he conseguido novias, pero está claro que entre el saludo y los picos no han mediado piropos.

Además yo creo que no me luce decir un piropo... Yo no sé bien qué es lo que me luce, pero uno tiene unos segundos de inspiración en los que se sacude del letargo habitual. Yo creo que es algo así.

Lalu dijo...

¡Volví!

Ver gente en el bus es súper bacano. Una de las cosas buenas que le saco a que me hayan robado la cartera es que llevaba el mp3 y desde que lo empecé a mantener cargado, ya no pensaba tantas guevonaditas. (También es muy bueno que no voy a volver a cantar duro sin darme cuenta)

Coincido con Ana en que Juanito tiene una forma especial de contar sus guevonaditas. Como que coge una esencia de la forma de pensar cuando uno se est{a bañando o se va a dormir o se acaba de despertar en que las ideas se ven m{as como im{agenes que como palabras, no s{e, es algo así. raro, melancólico, muy bonito.

La palabra enojar es bacana, pero en Medellín es un clásico de las niñas que tienen nombre compuesto que incluye un Marcela.

Lalu dijo...

No he podido con el cambio de teclados entre la casa y la oficina, las tildes están en partes distintas.

S E B A S T I A N G O M E Z dijo...

Para mí los segundos esta semana son "seconds", that's it, un maldito examen GRE me tiene atolondrado, cabizbajo, desesperado, no quiero nada. No me gusta nada, ninguna fiesta es buena, la comida no sabe rico cuando uno tiene ese puto examen en la puta cabeza. Hoy me subí al metro de aquí, a la línea 3, y transbordé a la 1, y pensaba que todos los tripulantes estaban pensando en el pinche GRE. Tenían un motivo por qué preocuparse. Ojalá tiemble y se muera toda la ciudad, ojalá ocurra una catastrofe, yo odio los exámenes. Hoy también pensé en que todos los tripulantes del metro en que me subí llegaron a la casa y fueron al mini-super por un par de cervezas para amainar la angustia. Chimba de entrada Juanchito.

JuanDavidVelez dijo...

Dos cosas acerca de los seconds.

Voy a copiar un texto de Victor Gaviria, de una cosa que se llama el El adiós del tio Miguel. Ahí el hermano de Don Victor esta en el manicomio, pero su tio Miguel lo necesita porque va a viajar a la USA. El tio Miguel llamá a la mamá del muchacho para preguntarle por su sobrino.

"...Mi madre le ha dicho a medias la verdad. Mi hermano mayor como algunas veces en el año no se encuentra bien de los nervios, ha destruido los libros remotos del colegio con un odio feroz y ha cantado con una voz vibrante hasta inclinar las celosías de las ventanas. Ha quemado con fósforos las inocentes hojas de las matas domésticas de mi madre, ha entendido boca arriba los párrafos de sus libros de siempre. Pero mi madre ha resumido todo esto en la dulce palabra "enfermo" y cree que mi tío ha entendido. "No es la primera vez que le pasa", le responde a mi madre con una sabia discreción. Como si entendiera que los hundimientos florecen más temprano que tarde, mi tío no pierde la esperanza y sabe que su sobrino es útil e insustituible para él. "Voy a ir a Estados Unidos, y quiero que el me sirva de interprete".
Mi hermano es un interprete de tantas cosas, y sabe un inglés de autodidacta y de cursos completos, que basta para mi tío como la más bella lengua muerta..."

Después el tío va al manicomio a buscar a su sobrino.

"...Mi tío no tiene mucho para conversar. "Vine porque me voy a Estados Unidos y quiero que usted me acompañe", le dice. "Usted sabe inglés, así nos vamos sin problemas" Mi hermano se ríe orgulloso.
Su compañero de cuarto se ha acercado sin hacer mucho ruido. Mi hermano le explica pacientemente: "yo fui profesor de inglés hace tiempos;hair, run, ours, hour... Ours que significa nuestro, y hour que significa hora". Su compañero asiente con un tímido sí...".

La otra cosa, don Fernando Gonzalez hablaba muy bacano en sus cartas con su hijo Simon acerca del ingés. Fernando Gonzalez decía en esas cartas que lo mejor del inglés era el It, que un pronombre especial para las cosas, no tengo el libro a la mano, ya no me acuerdo en que libro leí eso, pero supongo que don Fernando terminaba ese tipo de frases como los antioqueños viejos "¡una maravilla!". Leer a Fernando Gonzalez hablando del inglés es muy bacano.

JuanDavidVelez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JuanDavidVelez dijo...

Dos reportes.

1. En el bus ayer se sentó al lado mio una muchacha que yo creo que es la más buena de todo Medellín. Dio la casualidad que ella se bajaba en el mismo punto que yo. Cuando me estaba bajando del bus detrás de ella, ella salio corriendo huyendo de un posible acosador.

2. Que gonorrea pero por un billete tengo que renuncia otra vez a mis principios, nada grave, nada inmoral, nada ilegal, ese principio es de verdad un capricho tonto. Aunque en este caso es una bobada yo he llegado a la conclusión que no tengo principios muy fuertes. El lunes me traicionare a mi mismo otra vez. Necesito el billete.

Ricardo, Jorge, sigan ustedes en estudio.

Juanito Efectivo dijo...

Eso fue que puso cara de acosador, Juan David.

Muy bacano eso de Víctor Gaviria.
Esa palabra "enfermo" utilizada no como estado transitorio sino como condición esencial es muy graciosa. A veces mi mamá me dice que yo "SOY enfermo". Eso me da mucha risa.

Por otra parte me parece muy raro, y perdonen la insistencia, que la palabra "enojar" tenga esa connotación. A mi me parece palabra como de mujer paisa trabajadora,luchadora... y hay que tener en cuenta que la mayor virtud de todas las virtudes paisas es ser trabajador.

Ana dijo...

Una vez me dijo una señora que se creía sabia que uno no debía decirle nunca a la gente que ES nada, que a la gente hay que decirle que ESTÁ alguna cosa:

Usted ES un enfermo.
Usted ESTÁ enfermo.

Que porque a la gente no hay que clasificarla ni etiquetarla porque se lo creen y después es más difícil cambiar. Me sonó lógico... yo todavía SOY desordenada y SOY poco colaboradora y SOY un montón de cosas de las que no parezco tener salida, en la casa de mi abuelita.

Pero también tendrán derecho de enojarse los que no trabajan y trabajan y trabajan. O solo se enojan los paisas? ; )

Esa virtud de ser trabajador, tan cula!
Yo por ejemplo en este minuto, estoy trabajando.

Juanito Efectivo dijo...

Entonces le voy a decir a mi mamá que yo solo ESTOY enfermo. Que con el tratamiento adecuado, esto pasará. Ella me lo dice de cariño, ella sabe que yo soy bueno.

Este fin de semana también alguien dijo algo que a mi me gustó: "deseo poco y lo poco que deseo, lo deseo poco", la conversación en el marco de una invitación a ir de compras a Miami.